La regurgitación en bebés ¿tu bebé es un regurgitador feliz?

¿Prefieres leer el contenido del vídeo? A continuación te lo transcribimos.

Hola soy la doctora Cristina Esteve, pediatra y directora del Centro Médico Unipei.

En esta ocasión quiero hablaros de las regurgitación del lactante: son episodios muy frecuentes y muy habituales que nos comentáis en la consulta.

Hablamos de regurgitación del lactante como esas emisiones de contenido de alimento (habitualmente leche) que se producen, normalmente, a partir de los 15 días de vida y se pueden extender durante el primer año.

Las regurgitaciones suelen producirse unas dos veces, o más veces al día, durante más de 3 semanas. Es muy importante descartar que haya otros síntomas acompañantes que puedan ser señal de alguna otra patología más severa. Si el niño no tiene náuseas previas, ni hace vómitos con sangre, ni tiene irritabilidad ni dolor, ni ningún otro síntoma que nos lleve a pensar en otra causa orgánica, no debemos alarmarnos.

Aunque son niños que regurgitan con frecuencia, a pesar de eso ganan peso y hacen bien las tomas. No están irritables, sino que están tranquilos y por eso los llamamos regurgitadores felices. Lo que intentamos transmitir en las consultas de pediatría, cuando venís preocupados por el tema de la regurgitación, es que no tiene más trascendencia, que no pasa nada si no hay una causa orgánica subyacente. El niño va a seguir creciendo y desarrollándose con normalidad.

¿Qué debemos hacer con los niños regurgitadores?

Normalmente lo que aconsejamos es más tener cuidado con las medidas posturales especialmente en el momento de darle la toma. Debemos esperar un rato antes de tumbarlo, porque de esa manera evitamos que salgan esas bocanadas con tanta facilidad. Es conveniente espesar un poquito más determinados alimentos adecuados a la edad del niño

Simplemente debemos transmitir un mensaje de tranquilidad, la regurgitación pasará porque el esfínter que separa el esófago del estómago irá madurando y el niño dejará de regurgitar. ¡Y sobre todo dejará de echar comida encima de cualquiera que lo coja!

¡Compartir es vivir!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *